Blog especializado en iluminación y lámparas. Ideas para tu hogar.

Da amplitud a las estancias mediante la iluminación

Hay un punto muy importante en el diseño de interiores, el cual requiere especial atención y dedicación, éste es la iluminación. Con ella podremos mejorar muchísimos aspectos de nuestros espacios, o empeorar si se hace un mal uso de la iluminación. Una iluminación correcta y estudiada al detalle, puede ser clave para espacios pequeños y reducidos, ya que nos ayudaría a ganar en amplitud. También hay que tener cuidado con los espacios más grandes, una mala iluminación podría hacer más pequeña y menos acogedora la estancia.

Si queremos conseguir estas sensaciones de amplitud, debemos seguir los consejos que los diseñadores e interioristas nos dan a la hora de pensar en la iluminación; dónde colocarla, qué tipo de iluminación, con que acompañarla… y diferentes estrategias que a continuación os detallamos:

Usar muchos puntos de luz distribuidos por toda la casa

Muchas veces, cuando pensamos en iluminar una estancia, nos viene a la cabeza un punto de luz en el techo, centrado, y ya está. Si usamos sólo este tipo de iluminación, nos generará muchas sombras en esquinas de la estancia y de manera desigual, lo que nos dará sensación de más pequeña y poco acogedora. Para evitarlo, en lugar de recurrir a un solo punto de luz en el techo, se recomienda colocar diferentes puntos de luz distribuidos por toda la estancia. En función del uso de la estancia, su tamaño, su luz natural y su diseño, requerirán un tipo de iluminación u otra en un lugar de la estancia y otro. Hay varias reglas que nos pueden ayudar a distribuir la iluminación, vamos ir dando consejos.

Iluminar estratégicamente las esquinas de las estancias

Cuando tenemos espacios poco iluminados y oscuros, nos dan sensación de más pequeños, eso lo tenemos claro, y por el contrario, más luminosidad-mayor amplitud. Cuando disponemos de un solo punto centrado en el techo, y por lo tanto, las esquinas en sombra, la estancia parece contraerse todavía más. Si colocamos luces en las esquinas, nos asegurarán que toda el área de la estancia esté iluminada, dando mayor sensación de amplitud. Podemos colocar luces en las esquinas de diferentes formas; luces en el techo mediante tiras led, focos en pared alumbrando hacia el techo… las posibilidades son varias.

Lámpara de mesa Hotel en salón

Lo que llamamos iluminación por capas

En el mundo de la iluminación existen cuatro tipos diferentes de luz; iluminación general, iluminación puntual, iluminación ambiental e iluminación decorativa. Cada uno de estos tipos de iluminación tiene su papel en la estancia, vamos a explicarlo brevemente.

Iluminación general: Este tipo de iluminación consigue iluminar toda la estancia, como pueden ser los puntos de luz centrados en el techo.

Iluminación puntual: El objetivo principal de este tipo de iluminación es iluminar solamente un área para tener mejor visibilidad, ya sea en la zona de despacho, en la zona de la cocina, etc. La iluminación puntual es complementaria de la iluminación general. Ésta se basaría, a groso modo, en lámparas de escritorio, lámparas de pie o incluso iluminación  bajo muebles o tras espejos de baños.

Iluminación ambiental: Está pensada para crear un tipo de ambienta en una zona de la estancia, tiene una función más decorativa. Pueden ser también velas.

Iluminación decorativa: Tal y como su propio nombre nos indica, se utiliza este tipo de iluminación para resaltar objetos decorativos de nuestra casa. Como por ejemplo, una lámina decorativa, cuadro, mural sobre la pared…., una escultura o incluso una planta. Para ello se suelen emplear focos de pared.

Una  iluminación por capas, es la que se han usado  estos cuatro tipos de iluminación a la hora de iluminar las estancias. Con ello nos aseguramos que satisfacemos estos cuatro tipos de iluminación y que queden todos los puntos cubiertos para otorgar mayor amplitud a la vivienda.

Añadir luces empotradas

También gracias a los focos empotrados damos sensación de amplitud a las estancias. Son el tipo de luz que se instalan en el interior de los techos y con los que no ocupamos nada de espacio visualmente. Son muy útiles en estancias con techos muy bajos, ya que si colocásemos lámparas colgantes nos quitarían espacio visual y nos daría sensación de agobio.

Bañar los muros con luz

Seguro que hemos escuchado en alguna ocasión la expresión “bañar muros”, otra técnica que bien usada nos ayudará a ganar en amplitud. Se trata de dirigir la luz hacia las paredes de manera que  da sensación de prolongación. Las tiras de led empotradas es una forma de bañar los muros que hoy en día está muy en auge. Nos ilumina, nos amplia los espacios y además es decorativa.

Lámparas colgantes en techos altos

Si queremos acentuar más un techo alto, podemos colocar una lámpara colgante, que tenga verticalidad. Con ello conseguiremos atraer las miradas hacia el techo, de manera que los usuarios perciben mejor su altura y que el espacio se sienta más grande y majestuoso. También podemos enfatizar esa verticalidad con estanterías altas, muebles altos, lámparas de pie altas, etc…

Diseñar con iluminación ascendente y contraluz

También hablamos de la iluminación ascendente, ésta se puede utilizar para enfatizar techos altos o hacer que los techos bajos se sientan más altos de lo que son. Esta estrategia se aplica simplemente dirigiendo la luz hacia arriba, y puede facilitarse a través de pantallas de luz orientadas hacia arriba o ciertos tipos de bombillas especializadas. Mientras tanto, la retroiluminación consiste en agregar luces detrás de ciertos muebles, como aparadores, nichos, vitrinas, pantallas y otras piezas llamativas. Esto crea la ilusión de profundidad y puede hacer que un espacio se sienta no solo más grande, sino que con un diseño más complejo.

Carriles o rieles de luz

La carriles o rieles de luz son otro tipo de iluminación puntual y que además da un look muy actual a la estancia. Estos combinan muchos de los tipos y/o métodos que hemos enumerado anteriormente: son de tamaño reducido, lo que los convierte en ahorradores de espacio; versátiles, lo que significa que pueden satisfacer necesidades de iluminación puntuales o generales; móviles, lo que les permite resaltar ciertas características; y múltiples, inundando toda la habitación con luz si se manejan correctamente.

Regleta con focos orientables de manera independiente

Esperamos que con el post de hoy podáis coger ideas para poner en práctica en vuestros hogares o locales. Y si tenéis dudas a la hora de elegir vuestra luminaria, no dudéis en poneros en contacto con nosotros, ya que una mala iluminación puede dar lugar a un espacio pequeño  y poco acogedor.

Recomendado

Deja tu comentario


seis + = 14

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies